Los deberes del Sevilla FC en el parón

Las últimas decisiones de Sampaoli y el bajón de los «cerebros» Nzonzi, Nasri y Vázquez partieron al equipo en dos: romo en ataque e inseguro atrás

El Sevilla aprovechará el parón liguero para reordenar sus ideas y volver a la competición el próximo 2 de abril, ante el Sporting en el Sánchez-Pizjuán, con la convicción de recuperar la identidad perdida y de defender en las últimas diez jornadas el único gran reto que le queda: la tercera plaza que da acceso directo a la fase de grupos de la Liga de Campeones la próxima temporada. Para ello, Jorge Sampaoli y los suyos deberán subsanar los tres grandes problemas que han convertido el devenir del Sevilla en el último mes de competición en un auténtico calvario.
El centro del campoEl bajón se personaliza en la figura de Nzonzi, que completó un primer tramo de la temporada imperial como mediocentro. El ex del Stoke City sostenía prácticamente solo al equipo desde esa posición. Su juego era crucial para iniciar las transiciones ofensivas y para proteger a la línea de atrás en el repliegue. No necesitaba prácticamente ayudas, si bien en determinados encuentros o tramos de partidos Sampaoli reforzaba su parcela con algún elemento para oxigenar al galo, caso de Kranevitter o Iborra, y hasta retrasando la posición de Nasri o Franco Vázquez. La alarmante caída de rendimiento de estos dos últimos también ha propiciado que al equipo se le nublen totalmente las ideas en la línea de tres cuartos. El Sevilla toca y toca en la zona ancha, pero ya no genera tanto peligro ni ocasiones de gol. El juego de los nervionenses no enlaza con los delanteros y concede demasiado atrás. La desconexión experimentada por Vázquez, Nasri y Nzonzi propicia que el equipo se haya partido en dos. Con el eje cortocircuitado, nada funciona. Urge recuperar cuanto antes a estos tres futbolistas para que la idea recobre su sentido.Errores propiosHan condenado al equipo en los últimos cuatro partidos. En Vitoria ante el Alavés (1-1), la falta de entendimiento entre Nico Pareja y el portero Sergio Rico propició el tanto del empate de los locales en un centro lateral. En el siguiente choque, en casa con el Leganés (1-1), un fallo en la salida de Lenglet desconcertó a la defensa sevillista. El Zhar apuró hasta la cal y centró al área pequeña, por donde apareció Gabriel para batir de tacón a Rico ante la pasividad de toda la zaga nervionense. Tres días después, en la crucial cita de Champions en Leicester, la defensa volvió a ser un flan. En el primer gol de los ingleses, el marcaje de Mercado a Morgan en su remate dejó mucho que desear. Luego llegó el 2-0 de Albrighton, aprovechándose de un despeje de Rami a la corona del área (justo a la zona hacia la que nunca debe rechazar el balón un defensa). Pareja tampoco supo taponarle el lanzamiento. La cadena de errores propios en Leicester se alimentó con la pueril autoexpulsión de Nasri y con el penalti fallado posteriormente por Nzonzi. Inadmisible para un equipo de élite errar hasta seis penas máximas (y con seis lanzadores distintos) en lo que llevamos de temporada, más cuando el fútbol se decide por detalles a estos niveles. Por último, la cita del domingo en el Calderón frente al Atlético (3-1) dejó otra ristra de errores defensivos para analizar. El 1-0 nace de un resbalón de Rami, quien luego intenta despejar el balón con la cabeza a ras de suelo para que el colegiado señale la correspondiente infracción por juego peligroso pasivo. En el saque de la falta, Godín, uno de los mejores cabeceadores del planeta, entra solo en el área pequeña, libre de marca, para mandar la pelota al fondo de la red. Otro resbalón, en este caso de Iborra en el centro del campo, inicia la jugada del 3-0. Juanfran se cuela por la derecha y hasta cuatro jugadores del Sevilla acuden para taponarle el centro. El resultado fue desastroso, ya que el lateral colchonero logró sacar el pase y se quedaron en el área totalmente solos Koke y Fernando Torres para únicamente tener que empujar el balón, regalo que aprovechó el primero.

One thought on “Los deberes del Sevilla Fc en el parón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *